Terapia Regresiva

A veces en terapia psicológica hay traumas muy resistentes al cambio. Incluso teniendo en cuenta la historia personal del paciente, nos podemos encontrar con bloqueos o pautas de conducta muy difíciles de modificar. Es entonces cuando la terapia regresiva puede aportar información muy valiosa y promover esos cambios que tanto cuesta lograr.

Durante una sesión de terapia regresiva se induce al paciente a un estado de relajación profunda y posteriormente a una hipnosis leve. En dicho estado el paciente no pierde en ningún momento la consciencia pero puede acceder a información de su inconsciente que de otra manera le resultaría muy difícil obtener. Esta información generalmente ayuda a entender mejor las causas del problema psicológico que se está tratando, y muchas veces, hace que se pueda reorientar la visión del mismo y encontrar la solución.

El uso de la hipnosis en la terapia regresiva es muy diferente a lo que habitualmente entendemos por hipnosis. Nunca se pierde la consciencia de lo que pasa durante la sesión y es el paciente quien recibe de primera mano toda la información que su mente le está desvelando. El terapeuta acompaña en el más puro estilo "rogeriano", y nunca interfiere o interpreta la información que surge durante la sesión. De esta forma, el paciente puede conectar de forma directa con aspectos de su personalidad sin intermediarios. Es una experiencia en la que cada uno se encuentra cara a cara consigo mismo.

Durante la sesión, se puede tener acceso a información olvidada, llegando incluso a experimentar sensaciones vividas durante el nacimiento. Otras veces, por el escenario y personajes que aparecen, se asemejan a ecos de vidas pasadas. Sinceramente no sabemos si son realmente recuerdos de vidas pasadas o simplemente son meras puestas en escena que nuestra mente crea para explicar mejor cómo estamos viviendo el problema a tratar. Lo que sí sabemos es que cuando recibimos esta información, entendemos mucho mejor la naturaleza de nuestro problema, nos ayuda a reorientar la visión del mismo y accedemos a recursos psicológicos que parecían vedados antes de la regresión. Los cambios después de varias sesiones suelen ser muy significativos.  

Creemos que sería un error privarnos de una herramienta tan eficaz como esta por un simple problema de escepticismo. Afortunadamente no tenemos siempre que entender la naturaleza última de un fenómeno para poder disfrutar de sus beneficios. Podemos no saber exactamente qué es la electricidad, pero esto no nos impide disfrutar de ella. Puede que no comprendamos profundamente la naturaleza de la información a la que nuestra mente es capaz de llegar, pero que no sea esa la razón  por la que no nos podamos aprovechar de la maravillosa ayuda que nos proporciona. 

Creemos que en campo de la salud todos los esfuerzos son pocos y a veces compensa el usar métodos no académicos si con ello aliviamos el sufrimiento de un ser humano.

Spanish English French German Italian Portuguese Slovenian

Boletín Centro SON-BU

Suscríbase a nuestro boletín y recibirá información sobre nuestros cursos y muchas otras novedades.